NAS

Añadir un disco a un NAS Synology y ampliar un volumen en RAID.

Añadir un disco duro al NAS DS918+

Acabo de adquirir un nuevo disco para mi NAS Synology DS918+ de 4 bahías. Comencé con dos discos WD Red de 8TB con la idea de ocupar las dos bahías restantes en el futuro, según fuese necesitándolo. El sistema elegido fue el SHR de Synology. En un principio, uno de los discos funcionaría como respaldo del otro (como en un RAID 1), pero según fuese ampliando la capacidad del NAS, el respaldo se iría repartiendo entre todas las unidades disponibles, perdiendo la capacidad de almacenamiento de uno de ellos (como en un RAID 5).

Resumiendo, que si con dos discos de 8TB el tamaño del volumen era sólo de 8TB (el segundo disco se perdía por completo al ser respaldo del primero), con un tercer disco de 8TB el volumen pasa a ser de 16TB, ya que ahora el respaldo se reparte en los 3 discos manteniendo la pérdida de «sólo» 8TB. Cuando complete mi unidad con un cuarto disco de 8TB (si lo hago algún día), el volumen pasará a ser de 24TB.

Seagate IronWolf y Synology DS918+

 

En esta ocasión opté por la marca Seagate. El motivo ha sido por probar el nuevo sistema Ironwolf que incluye la marca y que es compatible con los NAS Synology. Al igual que la gama Red de Western Digital, el Ironwolf es un disco duro específico para NAS.

Disco duro Seagate en una bahía Synology

Gracias al diseño de los railes de los NAS Synology de gama superior, la instalación es tan simple como enganchar las pletinas laterales e introducirlo en su bahía. No se necesita ninguna herramienta. Incluso he podido hacerlo con el NAS encendido y funcionando normalmente. Luego hablaré un poco sobre estos railes y la vibración del disco de Seagate.

Como he dicho, se puede añadir el disco en caliente, esto es, sin necesidad de apagar el NAS. Justo antes de hacerlo, esto es lo que me aparecía en el «Administrador de almacenamiento» (la aplicación de Synology que hay que usar para todo el proceso):

Añadir disco al NAS, empezando

Dos discos duros WD de 8TB instalados. Y esto lo que aparece unos segundo después de introducir el nuevo disco duro:

Añadir un disco al NAS Synology, disco introducido

Como podéis ver, reconoce perfectamente el Seagate pero indica que el disco no ha sido iniciado. Lo que tenemos que hacer es añadirlo ahora al volumen existente formado por los dos primeros discos.

Me pareció oportuno realizar antes una prueba SMART, para asegurarme de que el disco no venía con sectores dañados de origen. Pinchando sobre el botón «Información de salud» que podéis ver en la captura anterior, accedemos a las diferentes pruebas que se pueden realizar al disco. Entre ellas se encuentran las propias de la tecnología IronWolf de los discos de Seagate, que ya probaré más adelante.

Prueba SMART del nuevo disco

Tras unos segundos de espera, y viendo que el estado del disco es normal, ya podemos proceder a ampliar nuestro volumen SHR (o el RAID que tengas configurado). Opté por la prueba SMART básica ya que la extendida tarda muchísimo en realizarse.

Pulsando sobre «Volumen» en la columna izquierda y sobre su pestaña de «Administración», nos aparecen las opciones disponibles en función de nuestro RAID y modelo de NAS.

Ampliar volumen SHR en un Synology DS918+

La opción por defecto marcada (Ampliar el volumen agregando discos duros) es exactamente la que buscamos, así que podemos pulsar en «Siguiente».

Añadir un disco al NAS Synology, Elección del disco

Synology nos pedirá que elijamos el disco que queremos añadir a nuestro volumen. Como sólo hemos insertado un disco nuevo (Disco 3), no hay duda de lo que hay que seleccionar aquí.

Añadir un disco al NAS Synology, resumen

Por último nos aparece una resumen de las opciones elegidas hasta ahora. Por si alguien de Synology me lee, hay un pequeño error de traducción en el campo de «Capacidad» (acerca de…), pero se entiende perfectamente.

Añadir un disco al NAS Synology, Consistencia de paridad

Y llegamos a la pantalla más importante de todo el proceso: el Volumen pasa de estado «Normal» a estado «Expandiendo».

En este momento comienza a comprobar la «consistencia de paridad» y es un proceso ETERNO. Lo peor de todo es que no puedes hacer nada una vez iniciado salvo esperar pacientemente, porque no se puede detener. Mientras tanto podrás usar el NAS normalmente, aunque no te lo aconsejo porque lo ralentizarás y se alargará todavía más la comprobación. De hecho, aunque en un principio tenía Download Station trabajando, en vista de la lentitud de todo el proceso decidí dejarlo pausado. Y eso que el DS918+ es un NAS muy potente y rápido. No me quiero imaginar lo que hubiese sido con un modelo inferior (también depende del tamaño de tus discos y su velocidad, por supuesto).

Y otra cosa muy importante: el NAS no se puede apagar mientras se encuentre en este estado o corres el riesgo de dañar el sistema RAID y perder todos tus datos (los que ya tenías en los primeros discos). Ni que decir tiene que no se puede ir la luz de tu casa. Puede que pienses que hay que tener muy mala suerte para que se te vaya la luz justo durante ese ratito, pero es que en mi caso el ratito duró unas ¡36 horas!… y no paró de llover en todo ese tiempo. Comencé un jueves a las 19:00 y acabó el sábado a las 07:00 de la mañana. Confieso que dormí muy mal la segunda noche temiendo un corte de luz por la tormenta.

Y aquí una pequeña queja a Synology: esto se avisa. Entiendo que el sistema no pueda calcular de manera precisa la duración exacta (depende de muchísimos factores), pero se agradecería un aviso previo que advirtiese de que se trata de un proceso muy largo (varios días) que no se puede detener y recomendasen encarecidamente un SAI para realizarlo.

Ahora lo sé y si alguna vez añado el cuarto disco, me aseguraré de no hacerlo en la peor semana de tormentas del año y de contar con un SAI de respaldo (Sistema de Alimentación Ininterrumpida).

Durante el tiempo de espera pude leer mucho en internet (no debí hacerlo) y vi que mucha gente ha tenido que esperar hasta una semana entera, así que supongo que no me puedo quejar de mis 36 horas. Sé que tras concluir la comprobación de consistencia, se inicia una nueva fase en la que realmente se amplía la capacidad del volumen (si os fijáis en la captura anterior, el volumen continúa siendo de 8TB (7,22 en realidad)). Esa fase dura bastante menos (una horas) pero no puedo saber cuanto tardó en mi caso ya que la mañana del sábado ya se había terminado todo.

 

Añadir disco - Optimizando sistema de archivos

A partir de aquí ya pude respirar normalmente porque durante el paso siguiente, la optimización del sistema de archivos, puedes apagar y encender tu NAS tranquilamente. Tras unos minutos tendrás tu NAS funcionando ya con normalidad.

Quería hacer un comentario sobre el disco Seagate Ironwolf. No sé si es por el propio disco o por el simple hecho de añadir una unidad extra, pero el Synology DS918+ comenzó a hacer más ruido del razonable. Creo sinceramente que los Seagate son más escandalosos que los Western Digital, pero el ruido se debía principalmente a las vibraciones y no al movimiento normal del laser. Aquí el sistema de railes de Synology no ayuda mucho, ya que al no existir tornillos que anclen firmemente los discos al chasis del NAS, vibran con más facilidad. En cualquier caso, tras un pequeño apaño con unos velcros, el problema está solucionado.

3 comentarios en “Añadir un disco a un NAS Synology y ampliar un volumen en RAID.

  1. Gracias me aclaraste la duda. En algún momento toca hacerlo y por tu experiencia es algo que toma bastante tiempo… Voy a probar con ironwolf. Compré un WD Red NAS y a los 2 años exactos (cuando la garantía paso) saco la mano. Esos son los casos en los que el RAID salva la patria… saludos.

  2. Hola,

    Me encuentro en la misma situación que tú con un DS718+, antes con los WD perfectos pero desde que cogí los iron wolf un ruido… Estoy bastante arrepentido. ¿Puedes explicar como le pusiste el velcro para reducir el ruido?

    1. Hola Andrés,
      En realidad el proceso es muy sencillo: basta con cortar trozos pequeños de cinta de velcro adhesivo (de 2cm aprox.) y pegarlos en el exterior de las guias de plástico. Si no recuerdo mal, también pegué alguno en el interior (en la parte que está en contacto con el propio disco). Cuantos más trozos utilices, menos movimiento tendrá el disco. La idea es que al introducir la guia en el NAS, entre justita.
      La parte del velcro a utilizar es la más suave.
      Con eso el ruido es ya razonable.

Deja un comentario